Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 
       
 

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player


Urgencias

¿Qué es la epistaxis?

Se le llama epistaxis a todo sangrado que proviene de la nariz.

Se le llama epistaxis anterior cuando principalmente el sangrado es hacia adelante, es el tipo más frecuente y más benigno, y epistaxis posterior cuando el sangrado principalmente es hacia la garganta, en general son más abundantes y difíciles de controlar.

No es una enfermedad sino más bien es un signo de otra patología, por lo que debe ser estudiada para determinar su causa. Es una entidad muy frecuente, se dice que hasta el 60 % de la población ha cursado al menos con un episodio de epistaxis, pero únicamente el 10% de estos sangrados requiere de atención médica.

¿Por qué sangra tanto la nariz?

La nariz es particularmente vulnerable a las hemorragias por la gran cantidad de vasos sanguíneos que contiene,  recibe un rico aporte sanguíneo de diferentes arterias caróti-

das, interna y externa a través de varias ramas), las cuales se anastomosan (se unen) entre sí, principalmente en una zona llamada área de Little, ó zona del plexo de Kiesselbach, este es el sitio que origina con más frecuencia los sangrados. La nariz requiere de una gran cantidad de sangre para realizar su función principal, que es el acondicionar el aire que respiramos, es de la sangre de donde la nariz obtiene el calor y la humedad necesarios para esto. La posición anatómica de la nariz, en la región más prominente de la cara, también la deja expuesta a un sinnúmero de factores externos y ambientales, traumatismos y lesiones, todos ellos posibles causas de sangrado. Todo esto hace a la nariz vulnerable a los sangrados, con frecuencia son abundantes.

Imagen que muestra las principales arterias de la nariz y la zona del plexo de Kiesselbach.

La mayoría de las hemorragias nasales ocurren en la parte anterior del tabique nasal, el cual contiene muchos vasos sanguíneos que son frágiles y se rompen con facilidad, siendo más frecuentes en una fosa nasal. Las menos comunes son las hemorragias que ocurren en la parte posterior  del tabique nasal a través de la arteria esfenopalatina son más difíciles de controlar y más abundantes o en partes más profundas de la nariz en las arterias etmoidales.

En algunas ocasiones, existe hemorragia nasal después de una lesión en la cabeza ya que puede indicar fractura de cráneo, siendo necesario realizar una  Tomografía para descartar esta situación.

¿Cuáles son las causas más frecuentes de epistaxis?

La gran mayoría de hemorragias nasales están asociadas con lesiones nasales menores o con la gripe común. Las causas más frecuentes son locales, es decir su origen se encuentra en la misma nariz.

Factores ambientales: La frecuencia de sangrados nasales aumenta mucho en los meses de invierno a causa de las bajas temperaturas y la baja humedad del aire, esto ocasiona una mala hidratación nasal, lo que facilita el sangrado.
Traumatismo nasal, con o sin fractura, pero que comprometa la mucosa del interior de la nariz.
Cirugía nasal.
Trauma digital o rascado: Es una causa muy frecuente, sobre todo en niños, de hecho, la combinación de clima con manipulación digital es la cauda más frecuente de sangrado.
Uso de medicamentos ó drogas a través de la nariz. Principalmente el uso prolongado de esteroides ó antihistamínicos nasales ó bien abuso de cocaína.
Deformidades nasales, desviaciones del tabique nasal.
Uso prolongado de oxígeno, cuerpos extraños a nivel nasal.
Enfermedades inflamatorias como rinitis ó sinusitis.
Tumores nasales, como angiofibroma, papiloma, carcinoma, aunque de todas las causas son las menos frecuentes.
Malformaciones vasculares.
Sonarse la nariz con mucha fuerza.


Otro tipo de causas son las sistémicas, es decir aquellas enfermedades que comprometen varios sistemas, incluyendo la nariz, y que pueden tener entre sus manifestaciones el sangrado nasal.
Alteraciones de la coagulación. Trombocitopenia, coagulopatias, deficiencia de vitaminas A, C, D, E ó K, enfermedad hepática, insuficiencia renal, desnutrición, leucemia, uso de medicamentos anticoagulantes.

Enfermedad vascular. Ateroesclerosis, enfermedades de la colágena.

Contrario a lo que comúnmente se piensa, la hipertensión arterial no es una causa comprobada de sangrado nasal.


¿Qué se puede hacer frente a un sangrado nasal?

Principalmente mantener la calma, hemos dicho ya que la mayor parte de los sangrados (más del 90%), a pesar de ser profusos, se originan en la parte más anterior de la nariz y se controlan únicamente con compresión, solamente un porcentaje menor requerirá valoración medica. Entonces se recomienda:

Mantenga la calma, tranquilice  y brinde seguridad al paciente, indicándole respirar por la boca.
Siéntese cómodamente en un sitio tranquilo, inclínese ligeramente hacia adelante.

En los niños verificar que no haya un objeto en la nariz y si lo hay, extraerlo.

Oprima ambos lados de la nariz a la altura de las alas nasales a manera de pinza con el dedo pulgar e índice unos 5 a 10 minutos, sin soltar, y luego colocar una compresa fría en el puente de la nariz. No lo haga sobre los huesos, no servirá de nada.

Mantenga esta posición al menos 10 minutos. A  continuación, liberar las fosas nasales lentamente, sin tocar ni sonarse la nariz.

Si la hemorragia no se detiene, el procedimiento debe repetirse una vez más. Si aún persiste la hemorragia, es necesario buscar ayuda médica de un Otorrinolaringólogo para el diagnóstico y tratamiento. Así mismo si se trata de una persona mayor Hipertensa o usando anticoagulantes

Usualmente el tratamiento se ajusta a la causa del sangrado.

En caso de persistir o regresarle, acuda a revisión médica con un Otorrinolaringólogo.

¿Qué otros tratamientos existen para los sangrados nasales?

En caso de requerir atención especializada, el médico puede echar mano de varios recursos para controlar un sangrado nasal, este dependerá de la gravedad y origen del sangrado.

Taponamiento nasal, que puede ser de gasa, algodón ó de materiales especiales que ayudan a controlar el sangrado, generalmente es anterior, es decir se coloca en ambas fosas nasales, pero si el sangrado tiene un origen posterior requerirá un tapón diferente que se coloca por detrás de la nariz, en la parte más superior de faringe (taponamiento posterior).
Cauterización. Cuando el sangrado es escaso ó se logra visualizar el vaso sanguíneo sangrante se puede cauterizar con la aplicación de sustancias químicas como el nitrato de plata ó detener la hemorragia con electrocauterio.

Embolización, ligadura, procedimientos quirúrgicos. En caso de sangrados importantes ó muy recurrentes, puede llegar a ser necesario utilizar métodos más invasivos, como el de realizar una angiografía (estudio radiológico en el cual se inyecta un material radiopaco para visualizar las arterias y las venas) para identificar el vaso sanguíneo sangrante y embolizarlo, es decir ocluirlo, con materiales especiales, ó bien mediante un procedimiento quirúrgico aislarlo y colocarle una ligadura.

¿Cuándo son recurrentes, qué tipos de pruebas se deben realizar?

Estos casos deben ser valorados por el médico, quien realizará una historia médica y un examen físico. En algunos casos, cuando el sangrado ha sido masivo, el paciente puede presentar signos de shock hipovolémico (bajada de la tensión arterial, palidez, pérdida de conocimiento, etc.). El estudio básico comprende:

Sistemático de sangre completo.
Medición del tiempo de tromboplastina parcial.
Tiempo de protrombina (PT).
Radiografía o Tomografías.
Arteriografía en casos graves.

¿Puede haber forma de prevenir los sangrados nasales?

Las hemorragias nasales son más frecuentes durante el invierno, cuando los virus son comunes y el aire caliente de las áreas internas de casas con calefacción seca las fosas nasales. Una casa más fresca y un vaporizador o humidificador para regresarle la humedad al aire ayudan a las personas que sufren de hemorragias nasales frecuentes.

La prevención juega un papel importantísimo en el control de las epistaxis, ya se ha mencionado la importancia de la manipulación digital en la génesis de los sangrados, por lo que el mantener una adecuada hidratación nasal con gotas de solución salina isotónica o té de manzanilla muy clarito así  como el evitar la exposición a climas extremadamente secos, y sobre todo el tratar de disminuir la manipulación, principalmente en los niños, es suficiente casi siempre para evitar los sangrados nasales.

Llámenos inmediatamente al 1090 5230 si:

La hemorragia persiste durante 15 ó 20 minutos después de terminado el tratamiento inicial, si hay nuevas hemorragias o continúa drenando sangre hacia la parte posterior de la garganta.
Se sospecha de una lesión en la cabeza que revista gravedad o una lesión en el cuello.
   
HOME
MAPA DEL SITIO
PREGUNTAS Y RESPUESTAS
SERVICIOS
COMENTARIOS
Copyright (c) 2010. NARIZ. Todos los Derechos Reservados